Chema Caballeros Grises

Escuadra interceptores

– Justicar Interceptor Galahad. Especialista, Equipo: Bólter de asalto, Alabarda Némesis.

– Hermano Interceptor Gaheris. Especialista, Equipo: Bólter de asalto, Sables némesis.

– Hermano Interceptor Agravain. Especialista, Equipo: Cañón psi.

– Hermano Interceptor Lohengrin. Equipo: Bólter de asalto, Espada psíquica Némesis.

– Hermano Interceptor Dagonet. Equipo: Bólter de asalto, Espada psíquica Némesis.

– Hermano Interceptor Accolon. Equipo: Bólter de asalto, Espada psíquica Némesis.

– Hermano Interceptor Dinadan. Equipo: Bólter de asalto, Espada psíquica Némesis.

Los hijos de Stern

Cual luz en la oscuridad, los caballeros grises se alzan contra las mayores amenazas que sufre la humanidad. Son los campeones de la razón, el orden y la justicia, conteniendo a los demonios y a los hijos de los Dioses Oscuros. Y cuando las fuerzas oscuras de la disformidad atacan, los Caballeros Grises aparecen, implacables, para repeler y aniquilar cualquier rastro demoníaco.

Y hay, en especial, una hermandad que se le da realmente bien responder con la máxima presteza posible, cuyo objetivo en concreto es aparecer, en un fulgor blanquecino, en el primer atisbo de amenaza, ser la toma de contacto y la primera fuerza para arrancar el cáncer antes de que se propague. Estamos hablando de la 9ª Hermandad, también llamada los hijos de Stern.

Su origen se remonta 855.M41, los Caballeros Grises fueron llamados al mundo Antraxes en el subsector Sudar para sofocar una rebelión instigada por el demonio de Tzeencht M’kachen.
Arvann Stern, de la mano de sus mejores hermanos, se abrieron paso entre las interminables hordas de cultistas hasta dar con M’kachen, allí tuvo lugar una batalla contrarreloj entre Stern y el demonio dónde tuvo lugar un remolino de hechizos disformes y palabras de voluntad férrea que se enfrentaban. Arvann Stern se encontraba custodiado por una escuadra de valientes guerreros psíquicos que hacían de escudo, pero fue entonces, cuando el enfrentamiento estaba a punto de cerrarse que el demonio lanzó un último hechizo, momentos antes de caer derrotado por las liturgias de Destierro de Stern, que consiguió acertar en la escuadra de paladines que lo cubría.

El hechizo constaba de una maldición nunca antes vista, creación propia del mismo M’kachen, una maniobra desesperada que establecía un vínculo intrínseco entre su objetivo y el señor de la Transformación, M’kachen había hecho del poder de los Caballeros Grises su maldición, pues cada vez que intentaran canalizar el poder psíquico que residía en ellos alimentarían a su vez al señor de la transformación hasta el punto de volver a tener la fuerza suficiente para retornar al plano material.

Los paladines y Stern lo sabían, así reunieron al consejo de Titan después de volver victoriosos de su misión. En el consejo se debatió el destino de estos valientes guerreros largo y tendido, hasta que las palabras que salieron del mismísimo Kaldor Draigo pusieron fin al debate. “La vida de un Caballero Gris no se puede desperdiciar, somos los mas puros de espíritu y sin mácula de entre todos los siervos del emperador, retirarlos de su servicio sería doblegarse ante las fuerzas del caos y aun no ha llegado el día en que un hermano Caballero Gris se rinda ante los designios oscuros. Vuestro sitio está en el campo de batalla pues vuestra fuerza de voluntad es encomiable y vuestros ojos fulguran de devoción. Id y luchad hermanos, aunque tengáis que renunciar a las disciplinas psíquicas por el bien de la humanidad pues este es vuestro destino, y recordad: Soy el martillo, soy la mano derecha del Emperador. El instrumento de Su voluntad, el guantelete sobre Su puño, la punta de Su lanza, el filo de Su espada. Recordad que sois Caballeros Grises.

Así fue como se convirtieron en la 9ª hermandad; dejaron atrás las disciplinas psíquicas y cambiaron totalmente sus disciplinas de combate para adaptarse a su nueva condición. Y desde entonces luchan contra los poderes ruinosos enfrentándose a su nuevo destino sin reparo, sin descanso haciéndose llamar la Hermandad Maldita.

descarga (1).jpg

 

Anuncios